· Zumbahua & Quilotoa ·

Quien visita el pueblo de Zumbahua seguramente lo hace atraído por su proximidad con la hermosa laguna Quilotoa, cuyas aguas descansan en el cráter de un volcán.

La tranquila vida de pueblo puede parecer ante la mirada poco atenta de un espectador cualquiera llana e inmóvil. Sin embargo, y al igual que las aguas de la laguna, bajo la superficie el pueblo burbujea inquieto. Una excusa cualquiera, como lo fue un bautizo, puede despertar la efervescencia de sus habitantes, a quienes ni la oscuridad ni la lluvia logran parar. Cualquier razón es suficiente para festejar y compartir, y así el pueblo cambia de color con el primer rayito de luz.

Acostumbrados a la rapidez y vertiginosidad de las ciudades a veces nuestros ojos dejan de captar movimientos más sutiles, e imaginamos inmóviles los paisajes que visitamos y las vidas que no son las nuestras. No obstante, sólo hay que ver el cambiante color de la laguna Quilotoa para recordar que nada es estático; sólo hay que ver los bailes de los zumbahueños para recordar que todos tenemos nuestro ritmo.

S.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now